domingo, 8 de julio de 2007

El primer paso. Un número.



En el principio de los tiempos hubo un número que lo llamé "La embalada". Una vez viaje con mis queridisimos Papota. Me construí un traje con los emboltorios de sus valijas. Y así envuelta, Marta, siendo ella misma su equipaje, buscaba su lugar. Y se preguntaba si era necesario hacerlo. Si su lugar, era en el que estaba. Si era mejor estarse quieta o en movimiento. Y si era posible estarse quieto, porque la tierra, el unico lugar donde uno puede estarse quieto y enrraizado tambien se mueve todo el tiempo. ¿Como es entonces? ¿Hacia donde ir? Le mostre aquel número a Raquel. Ella me pidio que lo reptiera sin toda esa gran protección celeste que me cubría. Y allí comenzó un nuevo viaje. Desconocido para mí. Para el segundo encuentro tenía la tarea de escribir lo que pensaba Marta de toda esa experiencia. Y así apareció este texto. El primero, del que se fueron desprendiendo cada vez capas y capas y capas más profundas. Y yo sorprendidísima de lo que hay ahora.



Que pasa Marta? Parece ser entonces que me fui. Estaba haciendo mis cosas. Mis cosas de siempre. Siempre las mismas cosas. Y me fui. Es que las mismas cosas ya nos son las mismas o quieren ser otras cosas nuevas. Entonces, me fui. Dejé todas esas cosas. Algunas las abandoné. Las dejé por la mitad. Otras las envolví, las devolví, las despedí, las regalé. Y hasta esas cosas que quiero mucho, mucho, mucho...también....las....de...jé. Y me fui. Me fui a un lugar que me dijeron que iba a encontrar. Que tenía que buscar con o sin cansancio para después quedarme en ese lugar. Yo no sé cómo y donde está ese lugar. Pero me dijeron que estaba ahíi esperándome a que yo lo encuentre. Me lo dijeron otros que parece ser que saben mucho. Y como saben, yo voy. Después por ahí, esos, no saben nada, pero bueno a mí me hace bien creer que saben. Porque algo sabén, ¿no?. Algo deben saber.... Entonces voy. Además tengo que ganas de ir. Vooooooy! Aunque me da miedo, que éstos que saben me metan en cualquier balurdo. Y un balurdo, es algo de lo que no es fácil salir. Cualquier Balurdo, es Cualquier Balurdo. Y Balurdo da miedo. Me da miedo de que los que saben y me engañan me digan: ¿qué te pensás que vos vas a poder atravesar este balurdo? Ja Ja Ja!! ¿Quien te crees que sos? Cancherita, Caprichosa, Sobreevaluada! Y yo, eso que me dicen los que saben...también me lo creo. Entonces es ahí, justo ahí cuando no me quiero ir a ningún lugar a buscar nada de nada nuevo. Y ahí es justo cuando extraño loca, loca, y nostalgiosa a mis cosas de todos los días. Y pienso: para qué voy a hacer tanto lío? Mejor me quedo! Tranquilita, encerradita acá! Sin querer conocer nada de nada nuevo. Y estoy quieta y en silencio. Y no espero nada. Hasta que siempre en algún momento, no se sabe my bien porqué, y por esas circunstancias de la vida, algo me llama, me desvarajusta, alguna mosquita vuela en mis narices, corre un viento suave y caliente, siento algún aroma a comida recién horneada....y pienso: Algo más tiene que haber. Algo está más allá. Algo más lejos. O más adentro.
Algo más tiene que haber.

3 comentarios:

sol dijo...

que hermosito, marta.
parece ser que me emocioné.

Mireya dijo...

gracias Marta, por compartir esto, fuí a ver la obra y me super emocioné, además justo cumplía años así que los cumplí en no avestruz, muy lindo comienzo,saludos- Rúcula

masalládelbienydelmal dijo...

marta sos la clown mas linda del Mondo !!!! te admiro mucho !!!!!!!!!!!!
y mi clown te admira mucho mucho mucho mucho mucho mas, pero mucho exageradamente mucho!!!